EDUCACIÓN VIRTUAL: LA RESPUESTA EN TIEMPOS DE CAMBIO

El desarrollo constante de las tecnologías digitales ha llevado cada vez más a las personas a sumergirse en un contexto fundamentado por las conexiones y, en tiempos de globalización e hiperconexión, la educación se ha transformado y la manera de aprender ha cambiado, así como la forma de enseñar.

Bajo esta nueva dinámica, en Colombia ha tomado fuerza el modelo de educación virtual en el que se plantean nuevos retos tanto para los jóvenes como para los docentes, pues se potencia la disciplina y la autogestión de los estudiantes, exigiendo una metodología más interesante y un manejo más eficiente de la tecnología que media en el proceso formativo para que genere los resultados de aprendizaje.

De acuerdo con José Leonardo Valencia, rector nacional de Areandina, “la educación virtual es una modalidad que, con el pasar de los años, ha venido tomando fuerza y se ha convertido en una herramienta para que las personas se sigan formando como profesionales a lo largo de la vida”.

Señala además que, esta modalidad aporta a las dinámicas de la reactivación del país. “En la Cuarta Revolución Industrial la ciencia y la tecnología permean todos los campos de conocimiento y más aún, en estos entornos cambiantes que han transformado las formas de producir, vivir y educarnos y palabras como adoptar o adaptarse, son claves en el proceso”, agrega el rector Valencia.

ASÍ ES LA EDUCACIÓN VIRTUAL

En la educación virtual tanto el docente como el estudiante deben ser más conscientes de sus capacidades y según sus competencias y disposición, avanzar en el fortalecimiento de habilidades de análisis, gestión y comunicación, elementos indispensables para el estudiante en el proceso de aprendizaje y el desempeño en el ámbito laboral. Así mismo, el estudiante virtual, más allá de recibir información, entra en diálogo permanente con su docente a través de distintos medios digitales en los que podrá manifestar sus opiniones, críticas y planteamientos; alcanzar mayores niveles de reflexión y discusión, demostrar sus habilidades de aprendizaje como la constancia, la administración del tiempo, la organización de los temas.

Finalmente, el modelo virtual, brinda la posibilidad, casi sin límite de relacionarse, conocer e interactuar con compañeros de estudio de diversas partes de Colombia y del mundo, permitiéndole al estudiante entender distintas miradas sobre los temas que se discuten y considerar la visión que se tiene desde las regiones sobre el progreso y desarrollo social y económico del país.

“La modalidad virtual permite adelantar trabajos y tener asistencia directa por medio plataformas, uso de nuevas tecnologías para el desarrollo de habilidades y destrezas, ahorro en gastos por desplazamiento y alimentación fuera de casa”, afirma José Leonardo Valencia, rector nacional de Areandina.

Precisamente en Areandina, entre el 2015 y 2021, se han matriculado 54.920 estudiantes en programas virtuales de pregrado y posgrado, quienes estudiaron desde distintos lugares de Colombia.

Areandina cuenta además con 40 Centros de Servicios Universitarios ubicados en todo el territorio nacional. En estos espacios físicos, los estudiantes de la modalidad virtual tienen a disposición herramientas como computadores e internet, además de asesores que los guían y resuelven dudas en todo lo concerniente a sus estudios a través de la metodología virtual, permitiendo así, el acceso a una educación de calidad, alineados a los programas de cobertura de educación del gobierno nacional.

 

Top